top of page

Astrónomos encuentran un agujero negro inactivo

Es la primera vez que se detecta inequívocamente un agujero negro “inactivo” fuera de la Vía Láctea, dicen los investigadores.

Una impresión artística de VFTS 243, un sistema binario que contiene una estrella súper caliente y, potencialmente, un agujero negro inactivoESO/L. Calçada

Anuncios

Tomar Shenar llama a su colega, Kareem El-Badry, el “destructor de agujeros negros”.

El-Badry, astrónomo del Centro de Astrofísica, una colaboración entre Harvard y el Smithsonian, se ha mostrado escéptico de los descubrimientos de agujeros negros en el pasado. Cuando los astrónomos sugirieron que habían encontrado un agujero negro monstruoso tan grande que “no debería existir”, El-Badry ayudó a demostrar que, bueno… probablemente no.

Pero Shenar, astrofísico de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos, es algo así como un destructor de agujeros negros. En marzo de este año, formó parte de un equipo que mostró que el agujero negro más cercano a la Tierra probablemente no sea un agujero negro en absoluto. Toda esta supuesta destrucción es genial para los periodistas y los titulares, por supuesto, pero en realidad es solo buena ciencia: a medida que los astrónomos recopilan más datos sobre estrellas, agujeros negros y sistemas binarios, refinan su comprensión del cosmos.

Anuncios

Hoy, la pareja se ha asociado (con muchos otros colaboradores) no para borrar un agujero negro de la existencia, sino para descubrir uno nuevo. Es bastante raro, y un poco inusual.

En un nuevo estudio, publicado en Nature Astronomy el 18 de julio, los investigadores examinan un sistema binario conocido como VFTS 243, a unos 160.000 años luz de distancia. Apuntando el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral a la Nebulosa de la Tarántula durante seis años, el equipo estuvo a la caza de estrellas enormes que podrían tener un compañero de agujero negro. Con VFTS 243, encontraron lo que estaban buscando: una gran estrella, perteneciente a un grupo conocido como las “estrellas O”, y … otra cosa.

Con su intenso brillo, situada a unos 160.000 años luz de distancia, la nebulosa de la Tarántula es el objeto más destacado de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. Esta imagen, obtenida con el telescopio de rastreo del VLT, en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile, muestra de forma muy detallada esta región y sus ricos alrededores. Revela un paisaje cósmico de cúmulos de estrellas, nubes de gas que brillan intensamente y los dispersos restos de explosiones de supernova. Crédito:ESO

Anuncios

“Lo que ‘vemos’ en los datos es una estrella muy masiva (25 masas solares) orbitando periódicamente alrededor de algo que no vemos”, explicó Shenar por correo electrónico.Shenar señaló que la compañera estelar desconocida tiene una masa aproximadamente nueve veces mayor que nuestro sol. El desafío era entonces probar que este objeto cósmico desconocido no podía ser otra cosa que un agujero negro.

Había una lista de posibilidades para el objeto compañero, según Shenar. Podría haber sido otra estrella normal, aproximadamente seis veces más masiva que nuestro sol. O tal vez fue una estrella de helio que ha sido despojada de sus capas externas debido a las interacciones con otra estrella. Y luego hay una idea más exótica: podría ser que el objeto adicional sea en realidad dos estrellas más pequeñas que están orbitando entre sí en un binario.Shenar llevó los datos a El-Badry, quien señaló que el equipo “no pudo encontrar una explicación plausible para los datos que no involucraran un agujero negro”. Para alguien aclamado como un “desacreditador de agujeros negros”, eso parece una afirmación bastante significativa. Agregó que no hay alternativas en nuestro conocimiento actual.”O es un alienígena muy invisible, o un agujero negro”, dijo.

Anuncios

Lo que hace que este emparejamiento de la estrella O y el agujero negro sea particularmente interesante es que los investigadores pueden deducir lo que sucedió antes de que naciera el agujero negro. Si hubiéramos mirado VFTS 243 en el pasado distante, habríamos visto dos estrellas masivas bailando una alrededor de la otra.Eventualmente, una de estas estrellas se queda sin combustible y colapsa. Por lo general, creen los astrónomos, este colapso resultaría en una gran explosión, conocida como supernova, y un agujero negro quedaría atrás. Pero el agujero negro en VFTS 243 parece haber colapsado sin explotar en absoluto. Una curiosidad, pero no sin precedentes.

“En los últimos 10 años más o menos, los modelos teóricos han comenzado a predecir que debería haber ‘regiones de masa’ donde los progenitores de los agujeros negros no exploten”, dijo Shenar. La órbita casi circular del emparejamiento, dijo, podría decirse que proporciona la primera evidencia directa de un agujero negro creado sin una explosión.


Esta animación muestra cómo se vería el sistema binario VFTS 243 si lo estuviéramos observando de cerca y en una inclinación diferente a la que vemos desde la Tierra. El sistema está compuesto por una estrella azul caliente con 25 veces la masa del Sol y un agujero negro, que tiene al menos nueve veces la masa del Sol. Los tamaños de los dos componentes del sistema binario no son a escala: en realidad, la estrella azul es aproximadamente 200 000 veces más grande que el agujero negro. Crédito:ESO/L. Calçada

Anuncios

¿Otra curiosidad? Los astrónomos han podido encontrar este tipo de agujeros negros observando la radiación de rayos X en el pasado, pero el agujero negro en VFTS 243 es silencioso de rayos X y no muy activo. El equipo lo llama un agujero negro “inactivo” y sostiene que es el primero en ser descubierto inequívocamente fuera de nuestra galaxia de origen.

Ambas curiosidades son importantes para comprender los sistemas binarios de agujeros negros y cómo se forman. Los astrónomos han estado fascinados por estos emparejamientos porque arrojan ondas gravitacionales a medida que giran en espiral entre sí, pero cómo llegan a ser sigue siendo un rompecabezas. Desde que los detectores de ondas gravitacionales en los Estados Unidos, Italia y Japón entraron en línea, se han detectado casi 100 fusiones de agujeros negros. VFTS 243 podría estar dándonos una visión del tipo de sistema que da lugar a estos dobles de agujeros negros, lo que lo convierte en “un componente muy importante en los modelos teóricos”, según Shenar.

Anuncios

Hemos estado hablando de toda esta creación, pero ahora volvamos a la destrucción.

El equipo predijo el destino de la pareja, en algún momento en un futuro lejano, y los spoilers: están condenados. La gigantesca estrella eventualmente colapsará y formará su propio agujero negro, lo que significa que el binario se convertirá en un dúo agujero negro-agujero negro en aproximadamente 5 millones de años. Esto arrojará ondas gravitacionales a medida que el par se rodea entre sí por cerca de la eternidad, hasta que eventualmente, chocarán. Se predice que eso ocurrirá en unos pocos cientos de miles de millones de años.En ese momento, sin embargo, sospecho que cada átomo que compone este artículo, tú, yo, los pájaros y las abejas … todos esos átomos se habrán ido hace mucho tiempo.

Anuncios

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page