top of page

BepiColombo envia nuevas imágenes desde el planeta Mercurio

La misión BepiColombo de la ESA / JAXA ha realizado su tercero de seis sobrevuelos de asistencia gravitatoria en Mercurio, tomando imágenes de un cráter de impacto recién nombrado, así como curiosidades tectónicas y volcánicas a medida que ajusta su trayectoria para entrar en la órbita de Mercurio en 2025.

El acercamiento tuvo lugar a las 19:34 UTC (21:34 CEST) del 19 de junio de 2023, a unos 236 km sobre la superficie del planeta, en el lado nocturno del planeta.

“Todo fue muy bien con el sobrevuelo y las imágenes de las cámaras de monitoreo tomadas durante la fase de aproximación cercana del sobrevuelo se han transmitido al suelo”, dice Ignacio Clerigo, Gerente de Operaciones de la Nave Espacial BepiColombo de la ESA.

“Si bien el próximo sobrevuelo de Mercurio no es hasta septiembre de 2024, todavía hay desafíos que abordar en el ínterin: nuestro próximo ‘arco propulsor’ de propulsión eléctrica solar está planeado para comenzar a principios de agosto hasta mediados de septiembre. En combinación con los sobrevuelos, los arcos del propulsor son críticos para ayudar a BepiColombo a frenar contra la enorme atracción gravitacional del Sol antes de que podamos entrar en órbita alrededor de Mercurio”.

Curiosidades geológicas

Durante el encuentro cercano de anoche, la cámara de monitoreo 3 tomó decenas de imágenes del planeta rocoso. Las imágenes, que proporcionan instantáneas en blanco y negro en una resolución de 1024 x 1024 píxeles, se descargaron durante la noche hasta esta madrugada. Aquí se presentan tres imágenes de “lanzamiento anticipado”.


Al acercarse en el lado nocturno del planeta, algunas características comenzaron a aparecer fuera de las sombras unos 12 minutos después del acercamiento más cercano, cuando BepiColombo ya estaba a unos 1800 km de la superficie. La superficie del planeta se iluminó de manera más óptima para obtener imágenes a partir de unos 20 minutos después del acercamiento y en adelante, lo que corresponde a una distancia de unos 3500 km y más allá. En estas imágenes más cercanas, una gran cantidad de características geológicas son visibles, incluido un cráter recién nombrado.

Cráter nombrado por la artista Edna Manley

Un gran cráter de impacto de anillo de pico de 218 km de ancho visible justo debajo y a la derecha de la antena en las dos imágenes más cercanas presentadas aquí acaba de recibir el nombre de Manley por el Grupo de Trabajo de la Unión Astronómica Internacional para la Nomenclatura del Sistema Planetario en honor a la artista jamaicana Edna Manley (1900-1987).

“Durante nuestra planificación de imágenes para el sobrevuelo, nos dimos cuenta de que este gran cráter estaría a la vista, pero aún no tenía un nombre”, explica David Rothery, profesor de Geociencias Planetarias en la Universidad Abierta del Reino Unido y miembro del equipo de imágenes MCAM de BepiColombo. “Claramente será de interés para los científicos de BepiColombo en el futuro porque ha excavado ‘material de baja reflectancia’ oscuro que puede ser restos de la corteza rica en carbono temprana de Mercurio. Además, el suelo de la cuenca dentro de su interior ha sido inundado por lava lisa, lo que demuestra la prolongada historia de actividad volcánica de Mercurio.

Aunque no es evidente en estas imágenes de sobrevuelo, la naturaleza del material oscuro asociado con el cráter Manley y en otros lugares será explorada más a fondo por BepiColombo desde la órbita. Buscará medir cuánto carbono contiene y qué minerales están asociados con él, para aprender más sobre la historia geológica de Mercurio.


Escarpes serpenteantes

En las dos imágenes más cercanas, uno de los sistemas de empuje geológico más espectaculares del planeta se puede ver cerca del terminador del planeta, justo en la parte inferior derecha de la antena de la nave espacial. La escarpa, llamada Beagle Rupes, es un ejemplo de una de las muchas escarpas lobuladas de Mercurio, características tectónicas que probablemente se formaron como resultado del enfriamiento y la contracción del planeta, causando que su superficie se arrugara como una manzana seca.

Beagle Rupes fue visto por primera vez por la misión Messenger de la NASA durante su sobrevuelo inicial del planeta en enero de 2008. Tiene unos 600 km de longitud total, y atraviesa un cráter alargado distintivo llamado Sveinsdóttir.

Beagle Rupes limita una losa de la corteza de Mercurio que ha sido empujada hacia el oeste por lo menos 2 km sobre el terreno adyacente. La escarpa se curva hacia atrás en cada extremo con más fuerza que la mayoría de los otros ejemplos en Mercurio.

Además, muchas cuencas de impacto cercanas han sido inundadas por lavas volcánicas, lo que hace de esta una región fascinante para los estudios de seguimiento de BepiColombo.

La complejidad de la topografía está bien mostrada, con sombras acentuadas cerca del límite día-noche, proporcionando una sensación de las alturas y profundidades de las diversas características.

Los miembros del equipo de imágenes de BepiColombo ya están teniendo un animado debate sobre las influencias relativas del vulcanismo y el tectonismo que dan forma a esta región.

“Esta es una región increíble para estudiar la historia tectónica de Mercurio”, dice Valentina Galluzzi del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia (INAF). “La compleja interacción entre estos escarpes nos muestra que a medida que el planeta se enfriaba y contraía, causaba que la corteza superficial se deslizara y se deslizara, creando una variedad de características curiosas que seguiremos con más detalle una vez en órbita”.

Hasta la vista Mercurio

A medida que BepiColombo se alejó del planeta, parece anidar entre la antena y el cuerpo de la nave espacial desde la perspectiva que se ve en estas imágenes. También se tomó una secuencia de imágenes de “Adiós a Mercurio” desde lejos cuando BepiColombo se alejó del planeta; Estos se descargarán esta noche.


Además de las imágenes, numerosos instrumentos científicos se encendieron y operaron durante el sobrevuelo, detectando el entorno magnético, de plasma y partículas alrededor de la nave espacial, desde lugares normalmente no accesibles durante una misión orbital.

“La superficie llena de cráteres de Mercurio registra una historia de 4.6 millones de años de bombardeo de asteroides y cometas, que junto con curiosidades tectónicas y volcánicas únicas ayudarán a los científicos a descubrir los secretos del lugar del planeta en la evolución del Sistema Solar”, dice el investigador de la ESA y científico planetario Jack Wright, también miembro del equipo de imágenes MCAM de BepiColombo.

“Las instantáneas vistas durante este sobrevuelo, las mejores de MCAM hasta ahora, prepararon el escenario para una emocionante misión por delante para BepiColombo. Con el complemento completo de instrumentos científicos, exploraremos todos los aspectos del misterioso Mercurio, desde su núcleo hasta los procesos superficiales, el campo magnético y la exosfera, para comprender mejor el origen y la evolución de un planeta cercano a su estrella madre”.

Próximos pasos de la misión

El próximo sobrevuelo de Mercurio de BepiColombo tendrá lugar el 5 de septiembre de 2024, pero mientras tanto hay mucho trabajo para ocupar a los equipos.

La misión pronto entrará en una parte muy desafiante de su viaje, aumentando gradualmente el uso de la propulsión eléctrica solar a través de períodos de propulsión adicionales llamados “arcos de empuje” para frenar continuamente contra la enorme atracción gravitacional del Sol. Estos arcos de empuje pueden durar desde unos pocos días hasta dos meses, con los arcos más largos interrumpidos periódicamente para la navegación y la optimización de maniobras.

La siguiente secuencia de arco comenzará a principios de agosto y durará unas seis semanas.

“Ya estamos trabajando intensamente en la preparación para este largo arco de propulsión, aumentando las comunicaciones y las oportunidades de mando entre la nave espacial y las estaciones terrestres, para garantizar un cambio rápido entre las interrupciones del propulsor durante cada secuencia”, dice Santa Martínez Sanmartín, gerente de la misión BepiColombo de la ESA.

“Esto se volverá más crítico a medida que entremos en la etapa final de la fase de crucero porque la frecuencia y la duración de los arcos de empuje aumentarán significativamente, será casi continua durante 2025, y es esencial mantener el rumbo con la mayor precisión posible”.

El módulo de transferencia de mercurio de BepiColombo completará más de 15.000 horas de operaciones de propulsión eléctrica solar a lo largo de su vida útil, que junto con nueve sobrevuelos planetarios en total, uno en la Tierra, dos en Venus y seis en Mercurio, guiarán a la nave espacial hacia la órbita de Mercurio. El Orbitador Planetario de Mercurio liderado por la ESA y los módulos del Orbitador Magnetosférico de Mercurio liderado por JAXA se separarán en órbitas complementarias alrededor del planeta, y su misión científica principal comenzará a principios de 2026.

Referencia: artículo traducido de la nota de prensa de la Agencia Espacial Europea https://www.esa.int/Science_Exploration/Space_Science/BepiColombo/A_trio_of_images_highlight_BepiColombo_s_third_Mercury_flyby

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page