top of page

Cancelada la misión a Marte ExoMars por la guerra de Ucrania

La Agencia Espacial Europea (ESA) suspende esta misión conjunta con los rusos cuyo lanzamiento, previsto para septiembre, ya consideraba “muy improbable” cuando comenzó la guerra. Rusia lamenta la decisión y sugiere que podría llevar a cabo la misión en solitarioVía El Mundo 👇

La réplica del rover ExoMars, el Ground Test Model (GTM), que se utilizará en el Centro de control de operaciones del rover para respaldar el entrenamiento y las operaciones de la misión durante las pruebas alrededor del Mars Terrain Simulator en julio de 2021.  Esta imagen muestra al rover llegando a una pequeña colina en Mars Terrain Simulator. Crédito: Espacio Thales Alenia

Ya es oficial. ExoMars2022, la ambiciosa misión espacial a Marte que la Agencia Espacial Europea (ESA) y Rusia tenían previsto lanzar el próximo mes de septiembre, es uno de los daños colaterales de la Guerra en Ucrania. Este jueves, el consejo de la ESA reunido en París ha anunciado que suspende el lanzamiento de la misión ante la “imposibilidad actual de llevar a cabo la cooperación en curso con Roscosmos”, la agencia espacial rusa.

Anuncios

El director de la ESA, Josef Aschbacher, tendrá ahora que suspender las actividades de cooperación y hará un estudio industrial acelerado “para definir mejor las opciones disponibles para implementar la misión del rover ExoMars”.

Las misiones a Marte se lanzan en el momento más propicio para que el viaje dure lo menos posible, así que se planifican para el periodo en que la alineación de la Tierra y Marte es más propicia pq ambos planetas están más cerca. Esto ocurre cada 26 meses, por lo que cada vez que hay un problema que impide el despegue en el periodo previsto, hay que esperar dos años para tener una nueva oportunidad (o ventana de lanzamiento, como dicen los ingenieros). La suspensión del despegue de este año implica que en el mejor de los casos, habría que esperar a 2024. Como el viaje dura un año, antes de 2025 la nave no llegaría a Marte.

Tras conocer la decisión de sus socios europeos, el responsable de Roscosmos, Dmitri Rogozin, ha lamentado la suspensión: “Es un acontecimiento muy amargo para todos los entusiastas del espacio”, dijo Rogozin en Telegram. Al mismo tiempo, Rogozin ha sugerido que Rusia podría emprender en solitario esta misión de investigación marciana. “Sí, tardaremos algunos años (…) pero podremos llevar a cabo solos esta misión de investigación desde el nuevo sitio de lanzamiento del cosmódromo de Vostochni”, informa AFP.

Anuncios

“Es una pena que los colegas de la ESA pongan su postura antirrusa por encima de objetivos comunes de la humanidad de estudiar el universo”, declaró por su parte el jefe de la oficina de prensa de Roscosmos, Dmitri Strugovets, informa Efe.

Pocos días después del inicio de la invasión a Ucrania, la ESA ya había admitido que consideraba “muy improbable” que pudiera lanzarse esta misión conjunta que, por razones técnicas, había sido pospuesta ya en dos ocasiones.

Se trata de la segunda parte y la más importante de la misión ExoMars, pues en la nave iba a viajar el sofisticado vehículo robótico Rosalind Franklin, capaz de perforar la superficie marciana hasta los dos metros de profundidad para buscar pruebas de vida antigua en Marte. También viajaría un componente ruso, la plataforma de superficie Kazachok.

Como ha explicado la ESA en un comunicado, en la suspensión ha tenido que ver la decisión de Roscosmos de retirar todo su personal del Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa. Desde estas instalaciones se lanzan la mayor parte de las misiones europeas utilizando tres tipos de cohetes, los Ariane, los Vega y los rusos Soyuz.

Anuncios

Tras la retirada rusa en protesta por las sanciones impuestas por la Unión Europea contra su país por la guerra, los despegues previstos con cohetes rusos quedaron suspendidos, por lo que los responsables de la ESA están buscando alternativas para los lanzamientos de las misiones afectadas (Galileo M10, Galileo M11, Euclid y EarthCare). En las próximas semanas, los países miembros de la ESA volverán a reunirse para reorganizar el calendario de lanzamientos con otros cohetes.

Por otro lado, la ESA ha informado de que las operaciones en la Estación Espacial Internacional (ISS) continuaban con normalidad pese a las amenazas del director de Roscosmos, que advirtió que Rusia abandonaría la ISS en respuesta a las sanciones internacionales, e incluso afirmó que la plataforma orbital podría caer de forma descontrolada si los rusos se marchaban.

La primera parte de la misión ExoMars fue lanzada en 2016 desde el cosmódromo de Baikonur y consistió en la puesta en órbita del orbitador TGO para estudiar gases de la atmósfera marciana, que fue puesto en órbita con éxito, y de un intento de amartizaje con el módulo Schiaparelli que se estrelló en la superficie marciana.

Anuncios

La segunda parte de la misión, prevista inicialmente para 2018, fue pospuesta hasta 2020 debido a las complicaciones derivadas por el fracaso del amartizaje, que encareció además el coste de la misión de los 1.300 millones a los 1.500 millones de euros.

Sin embargo, en 2020 tampoco pudo lanzarse por un problema técnico con los paracaídas que deben frenar al rover durante su descenso a la superficie marciana. La pandemia de coronavirus también influyó en el retraso de las pruebas para solventar el problema.

Cuando todo parecía marchar según lo previsto para el ansiado despegue en 2022 (la siguiente ventana disponible), la guerra ha obligado a dejar en tierra de nuevo la nave marciana.


¡NECESITAMOS TU AYUDA PARA SEGUIR INFORMANDO! Haz una donación única

Se agradece tu contribución.Donar

1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page