top of page
astrotelescopios.com

El aterrizaje lunar arriesgado del Apolo 11

El aterrizaje del Apolo 11 en la Luna fue, sin duda, un momento arriesgado y lleno de tensión para la tripulación y los controladores de la misión en la Tierra. Al intentar realizar el primer alunizaje tripulado de la historia, surgieron varios desafíos y obstáculos que hicieron que el aterrizaje fuera un momento crítico.


El Módulo Lunar Eagle del Apolo 11, en una configuración de aterrizaje, fue fotografiado en órbita lunar desde el Módulo de Comando y Servicio Columbia.  Dentro del módulo estaban el Comandante Neil A. Armstrong y el Piloto del Módulo Lunar Buzz Aldrin.  Las largas protuberancias en forma de vara debajo de las cápsulas de aterrizaje son sondas de detección de la superficie lunar.  Al entrar en contacto con la superficie lunar, las sondas enviaron una señal a la tripulación para que apagara el motor de descenso. Crédito de la imagen: NASA

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentó el módulo lunar “Eagle” (Águila) durante el descenso fue la falta de lugares adecuados para aterrizar. La región seleccionada para el aterrizaje, conocida como el Mar de la Tranquilidad, presentaba una superficie llena de rocas y cráteres, lo que hizo que encontrar un lugar seguro para descender fuera complicado. Además, la nave debía tener suficiente autonomía de combustible para abortar el aterrizaje y regresar a la nave de mando en caso de encontrar un terreno inseguro.

Con el combustible disminuyendo rápidamente y las alarmas sonando, la computadora estaba al borde del agotamiento de combustible y del aborto del aterrizaje. En ese momento crítico, Neil Armstrong tomó el control manual de la nave para evitar un aborto automático y buscó un lugar seguro para aterrizar.

Con la superficie lunar cada vez más cerca y la computadora luchando por mantenerse al día, Neil Armstrong, el comandante del Apolo 11, decidió tomar el control manual de la nave. A pesar de la falta de información precisa sobre la ubicación y el terreno en ese momento, Armstrong mostró una calma increíble y una habilidad excepcional al guiar el módulo lunar a un área más segura.

Finalmente, Armstrong tomó el control y, al mirar por la ventana, buscó un lugar suave para aterrizar. Con solo unos pocos segundos de combustible restante, logró encontrar una zona relativamente segura con solo unos segundos de combustible restante y descendió suavemente el módulo lunar a la superficie lunar.


El piloto del módulo lunar Buzz Aldrin fue fotografiado durante la actividad extravehicular del Apolo 11 en la luna por el comandante de la misión Neil Armstrong.  Aldrin acababa de implementar el paquete de experimentos científicos Early Apollo.  En primer plano está el Paquete de Experimentos Sísmicos Pasivos;  más allá está el retrorreflector de alcance láser (LR-3);  en el fondo del extremo derecho está el Módulo Lunar “Águila”. Crédito de la imagen: NASA

Las palabras de Armstrong en ese momento, “El Águila ha aterrizado”, desataron una oleada de emoción y alivio en la Tierra, ya que el aterrizaje exitoso marcó un momento histórico para la humanidad.

El aterrizaje del Apolo 11 fue una prueba de la habilidad, el coraje y la determinación de los astronautas y del equipo de control de la NASA, y sigue siendo un testimonio de lo que es posible con la perseverancia y la colaboración humana.

3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page