top of page

El exoplaneta con las temperaturas más altas de la galaxia

Investigadores de la Universidad de Lund descubrieron el raro metal terbio en la atmósfera de KELT-9 b, el exoplaneta más caliente de la galaxia. Usando un nuevo método de análisis, el equipo ahora puede estudiar exoplanetas con mayor detalle, lo que podría conducir a información sobre las edades de los exoplanetas, la formación y la posibilidad de planetas similares a la Tierra.

El metal raro terbio se ha encontrado en la atmósfera de un exoplaneta por primera vez. Investigadores de la Universidad de Lund en Suecia también han desarrollado un nuevo método para analizar exoplanetas, lo que permite estudiarlos con más detalle.

KELT-9 b es el exoplaneta más caliente de la galaxia, orbitando su estrella distante a unos 670 años luz de la Tierra. El cuerpo celeste, con una temperatura promedio de 4.000 grados centígrados, desde su descubrimiento en 2016 ha entusiasmado a los astrónomos del mundo. El nuevo estudio en la revista Astronomy & Astrophysics revela descubrimientos sobre la atmósfera del bicho raro hirviendo.

“Hemos desarrollado un nuevo método que permite obtener información más detallada. Usando esto, hemos descubierto siete elementos, incluida la rara sustancia terbio, que nunca antes se había encontrado en la atmósfera de ningún exoplaneta”, dice Nicholas Borsato, estudiante de doctorado en astrofísica en la Universidad de Lund.

El terbio es un metal de tierras raras que pertenece a los llamados lantanoides. La sustancia fue descubierta en 1843 por el químico sueco Carl Gustaf Mosander en la mina Ytterby en el archipiélago de Estocolmo. La sustancia es muy rara en la naturaleza, y el 99 por ciento de la producción mundial de terbio hoy en día tiene lugar en el distrito minero de Bayan Obo en Mongolia Interior.

“Encontrar terbio en la atmósfera de un exoplaneta es muy sorprendente”, dice Nicholas Borsato.

La mayoría de los exoplanetas son descubiertos por astrónomos que hacen mediciones de cuán brillantes brillan las estrellas. Cuando un exoplaneta pasa frente a su estrella, el brillo de la estrella disminuye. Gracias a su avanzado método de medición, los investigadores han logrado filtrar las señales dominantes en la atmósfera de KELT-9 b. Esto abre la posibilidad de descubrir más sobre las atmósferas de otros exoplanetas.

“Aprender más sobre los elementos más pesados nos ayuda, entre otras cosas, a determinar la edad de los exoplanetas y cómo se formaron”, explica Nicholas Borsato.

Los exoplanetas, o planetas extrasolares, son planetas que se encuentran en otros sistemas solares además del nuestro. El primer descubrimiento confirmado se realizó en 1992, de un exoplaneta orbitando una estrella de neutrones. Tres años más tarde, se descubrió el primer exoplaneta con una estrella similar al Sol. Desde entonces, se han registrado más de 5.000 exoplanetas. La existencia de exoplanetas a menudo plantea preguntas sobre la posibilidad de vida en otras partes del universo.

La detección de elementos pesados en las atmósferas de exoplanetas ultracalientes es otro paso hacia el aprendizaje de cómo funcionan las atmósferas de los planetas. Cuanto mejor conozcamos estos planetas, mayores serán las posibilidades de encontrar la Tierra 2.0 en el futuro”, concluye Nicholas Borsato.

Referencia: “La Red Mantis. III. Ampliando los límites de las búsquedas químicas dentro de Júpiter ultracalientes: Nuevas detecciones de Ca I, VI, Ti I, Cr I, Ni I, Sr II, Ba II y Tb II en KELT-9 b” por N.W.B Borsato, H. J. Hoeijmakers, B. Prinoth, B. Thorsbro, R. Forsberg, D. Kitzmann, K. Jones y K. Heng, Accepted, Astronomy & Astrophysics. DOI: 10.1051/0004-6361/202245121

Crédito imagen de la portada: Bibiana Prinoth

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page