top of page

El sonido aterrador del campo magnético de la Tierra

A pesar de ser esencial para la vida en la Tierra, el campo magnético no es algo que realmente podamos ver en sí mismo, o nunca escuchar. Pero, sorprendentemente, los científicos de la Universidad Técnica de Dinamarca han tomado señales magnéticas medidas por la misión satelital Swarm de la ESA y las han convertido en sonido, y para algo que nos protege, el resultado es bastante aterrador.


El campo magnético de la Tierra es una burbuja compleja y dinámica que nos mantiene a salvo de la radiación cósmica y las partículas cargadas transportadas por poderosos vientos que fluyen desde el Sol. Cuando estas partículas chocan con átomos y moléculas, principalmente oxígeno y nitrógeno, en la atmósfera superior, parte de la energía en las colisiones se transforma en la luz verde-azul que es típica de la aurora boreal, que a veces se puede ver desde latitudes altas del norte.

Mientras que la aurora boreal ofrece una visualización de partículas cargadas del Sol que interactúan con el campo magnético de la Tierra, en realidad ser capaz de escuchar el campo magnético generado por la Tierra o su interacción con los vientos solares es otra cuestión.

Nuestro campo magnético es generado en gran parte por un océano de hierro líquido sobrecalentado y arremolinado que constituye el núcleo externo a unos 3000 km bajo nuestros pies. Actuando como un conductor giratorio en una dinamo de bicicleta, crea corrientes eléctricas, que a su vez, generan nuestro campo electromagnético en continuo cambio.

Lanzado en 2013, el trío de satélites Swarm de la ESA se está utilizando para comprender exactamente cómo se genera nuestro campo magnético midiendo con precisión las señales magnéticas que provienen no solo del núcleo de la Tierra, sino también del manto, la corteza y los océanos, así como de la ionosfera y la magnetosfera. Swarm también está llevando a nuevos conocimientos sobre el clima en el espacio.

El músico y colaborador del proyecto Klaus Nielsen, de la Universidad Técnica de Dinamarca, explica: “El equipo utilizó datos de los satélites Swarm de la ESA, así como otras fuentes, y utilizó estas señales magnéticas para manipular y controlar una representación sonora del campo central. El proyecto ha sido sin duda un ejercicio gratificante para unir el arte y la ciencia”.

Puede sonar como el material de las pesadillas, pero, sorprendentemente, este clip de audio representa el campo magnético generado por el núcleo de la Tierra y su interacción con una tormenta solar.

“Obtuvimos acceso a un sistema de sonido muy interesante que consta de más de 30 altavoces excavados en el suelo en la Plaza Solbjerg en Copenhague.

“Lo hemos configurado para que cada altavoz represente una ubicación diferente en la Tierra y demuestre cómo nuestro campo magnético ha fluctuado en los últimos 100.000 años.

“A lo largo de esta semana, los visitantes podrán escuchar el increíble estruendo de nuestro campo magnético, así que si estás en Copenhague, ven y echa un vistazo a esta oportunidad única.

“El estruendo del campo magnético de la Tierra está acompañado por una representación de una tormenta geomagnética que resultó de una llamarada solar el 3 de noviembre de 2011, y de hecho suena bastante aterrador”.

La intención, por supuesto, no es asustar a la gente, es una forma peculiar de recordarnos que el campo magnético existe y, aunque su estruendo es un poco desconcertante, la existencia de vida en la Tierra depende de ello.

Los altavoces en la Plaza Solbjerg en Copenhague, Dinamarca, transmitieron el estruendo del campo magnético de la Tierra del 24 al 30 de octubre alrededor de las 08:00, 13:00 y 19:00.


A pesar de ser esencial para la vida en la Tierra, el campo magnético no es algo que podamos ver en sí mismo o escuchar. Pero, sorprendentemente, los científicos de la Universidad Técnica de Dinamarca tomaron señales magnéticas medidas por la misión satelital Swarm de la ESA y otras fuentes, y las convirtieron en sonido. El estruendo del campo magnético de la Tierra se transmite al público a través de 32 altavoces excavados en el suelo en la Plaza Solbjerg en Copenhague, Dinamarca. Cada altavoz representa una ubicación diferente en la Tierra y demuestra cómo ha fluctuado el campo magnético durante los últimos 100 000 años. Crédito: DTU

Crédito de las ilustraciones: ESA/ATG medialab

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page