top of page

En la búsqueda de un objeto extraterrestre hallan un alambre de composición anómala

Un documento publicado por el Comando Espacial de los Estados Unidos (USSC) el 01 de marzo de 2022, declaró que los investigadores descubrieron el primer meteoro interestelar conocido que golpeó la Tierra. Es cuando un científico de Harvard se propone a investigar un meteorito que según su teoría se trata de una tecnología alienígena y que actualmente se encuentra en el fondo del Océano Pacífico.

Este artículo contiene las cuatro últimas entradas del “Diario interestelar” de 258 páginas que relatará la expedición de Avi Loeb, el jefe del proyecto Galileo y su equipo al océano Pacífico en busca de restos del asteroide IM1 en el fondo marino. El IM1 es reconocido como el primer objeto interestelar jamás idetificado y, por su velocidad, trayectoria y dureza, Loeb y su equipo piensan que podría ser de origen artificial construidos por seres extraterrestres. Su objetivo principal es encontrar diminutos fragmentos producto de su desintegración y analizar su composición.

Ahora que te has puesto al día, vamos a detallar los últimos acontecimientos.

Esto que ven es el primer fragmento encontrado en el fondo del océano:


Este alambre tiene una composición anómala en comparación con las aleaciones fabricadas por el hombre. (Avi Loeb)

La investigación del día 15 de junio de 2023

El chirriante sonido de la hélice de proa del Silver Star parece el gemido de una ballena gigante. Esta mañana he corrido por la amplia cubierta del barco antes del amanecer, con el agua del océano chapoteando a mi alrededor, y me he sentido como un vaquero cabalgando a lomos de una ballena hacia el amanecer.

Ryan Weed y Jeff Wynn analizaron en detalle este cable inesperado y llegaron a la conclusión de que su composición es anómala en comparación con las aleaciones fabricadas por el hombre.

Unas horas más tarde, inspeccioné los instrumentos de diagnóstico que Ryan Weed utilizará en cuanto recuperemos materiales del fondo oceánico. El analizador de fluorescencia de rayos X proporcionará información sobre la composición superficial de cualquier fragmento que recuperemos. El espectrómetro de rayos gamma podría detectar la abundancia de isótopos radiactivos.

Mientras hablaba con Ryan me di cuenta de que si detectamos isótopos con una vida media superior a un millón de años, podríamos deducir la estrella de la que procede el material. Conocemos el vector de velocidad completo del primer meteoro interestelar detectado, IM1, antes de que entrara en el sistema solar gracias a su trayectoria de llegada a la Tierra. Multiplicando este vector por el tiempo de desintegración obtendríamos la distancia máxima y la dirección desde donde llegó, y la ausencia de algunos isótopos podría darnos una distancia mínima. Si la composición refleja una fuente natural con abundancias iniciales conocidas de isótopos caracterizados por diferentes tiempos de vida, podríamos identificar estrellas fuente candidatas basándonos en las restricciones de distancia y dirección. Se trata de un nuevo método factible gracias al descubrimiento de meteoritos interestelares, como IM1. Mi descubrimiento podría acabar en un artículo apasionante si encontramos elementos suficientemente pesados con una larga vida útil, como el uranio. Mi sueño más descabellado es que encontremos un objeto del tamaño de una pelota de ping-pong con isótopos de larga vida que nos permitan identificar su estrella madre.


Miembros del equipo de expedición trayendo de vuelta el trineo magnético de la segunda región de control. (Avi Loeb)

A la hora de comer, sacamos el trineo magnético de nuestra segunda región de control. Sorprendentemente, había restos adheridos a algunos de los imanes del trineo. He descubierto que el método más eficaz para retirar los restos de los imanes es con un pincel. Mientras sostenía un pincel de pintor en la mano, Jeff Wynn me hizo una foto y observó que parezco el artista de la ciencia.

La mayor parte del material recuperado estaba en el lado pesado del trineo, en el lado más alejado del cable del cabrestante. Claramente, este lado pasó más tiempo en contacto con el fondo del océano. La buena noticia es que el diseño del trineo consiguió recoger partículas magnéticas. Y lo que es más importante, la abundancia de estas partículas no era abrumadora y su tamaño era mayoritariamente de una décima de milímetro, por lo que podemos separar fácilmente fragmentos de IM1 que podrían ser mayores de un milímetro.


Avi Loeb recogiendo restos del trineo magnético con un pincel. (Avi Loeb)

Silver Star se dirige ahora hacia el lugar de impacto del primer meteoro interestelar, IM1, basándose en la señal del sismómetro de Manus Island procedente de la onda expansiva de la bola de fuego. Tardaremos un par de horas en llegar allí y varias horas adicionales antes de lanzar nuestro anzuelo interestelar y ver si hay algún material interestelar pegado en sus imanes.

IM1 llegó a este lugar el 8 de enero de 2014, hace casi una década. Este encuentro es muy esperado. Ahora estamos listos para recuperar cualquier resto del encuentro de hace una década. Una vez que encontremos los materiales de IM1, tal vez podamos averiguar de qué estrella procede basándonos en la abundancia frente a la vida útil de sus isótopos radiactivos”. El vídeo del Proyecto Galileo expuesto en Times Square se actualizará al instante en función de lo que encontremos.

La investigación del día 16 de junio de 2023

Durante seis horas seguidas, Silver Star ha estado explorando una línea de 8 kilómetros a través de la trayectoria más probable del primer meteoro interestelar reconocido, IM1. Hacia medianoche, el trineo magnético volvió a cubierta. Fue un momento histórico.


Un alambre alargado no magnético del lugar donde está el IM1. (Avi Loeb)

Tardamos casi una década en volver al punto en el que la bola de fuego de IM1 iluminó el cielo sobre el Océano Pacífico el 8 de enero de 2014, en un estallido de energía que equivalía a un pequeño porcentaje de la energía de la bomba atómica de Hiroshima y que duró un tercio de segundo. Durante la primera mitad de esa década, IM1 fue ignorado por los astrónomos hasta que descubrí su origen interestelar con mi estudiante, Amir Siraj. Las circunstancias que llevaron al descubrimiento fueron fortuitas. En enero de 2019, tuve una entrevista de radio sobre otro meteoro que liberó 30 veces más energía sobre el mar de Bering en diciembre de 2018. En el proceso de preparación de la entrevista, me encontré con el catálogo de meteoros CNEOS de la NASA. Como me intrigaban las propiedades inusuales del objeto interestelar Oumuamua, descubierto el 19 de octubre de 2017, le pedí a Amir que comprobara si el catálogo CNEOS tiene algún objeto que se mueva más rápido que la velocidad de escape del sistema solar. Encontramos IM1 y escribimos un artículo detallado sobre él. Nuestro artículo fue aceptado para su publicación solo tres años después, después de que el Mando Espacial de los EEUU emitiera una carta formal apoyando el origen interestelar de IM1 con el 99,999% de confianza. También publicaron la curva de luz de triple pico de la bola de fuego, que nos permitió concluir que IM1 soportaba una presión de arrastre mayor que la de todos los 272 meteoros del catálogo y que se movía más rápido que el 95% de todas las estrellas cercanas al Sol. Su inusual composición material y su gran velocidad sugieren que IM1, el primer gran objeto cercano a la Tierra reconocido desde fuera del sistema solar, podría haber sido una nave espacial fabricada por una civilización tecnológica extraterrestre.

Tras un año de planificación, esta noche nos hemos puesto por fin manos a la obra para poner a prueba esta idea. De hecho, al entrar en Papúa Nueva Guinea, los miembros del equipo del Proyecto Galileo declararon que el propósito de su visita era ‘trabajo’.

La localización de la bola de fuego de IM1 es incierta y sus tres llamaradas estaban separadas entre sí entre 5 y 10 kilómetros cuando se proyectaron al fondo del océano. En un artículo reciente publicado con Amir, localicé la trayectoria de la bola de fuego a una distancia inferior a un kilómetro, basándome en los datos de los sismómetros de la isla de Manus, situada a 84 kilómetros de la explosión de IM1. Dadas las incertidumbres a escala kilométrica y a escala métrica del trineo, es posible que nuestra primera prospección no dé en el blanco. Tenemos previsto continuar la búsqueda a lo largo de múltiples líneas en los próximos diez días.


Vista al microscopio de la partícula más grande recogida desde un lugar de control. (Avi Loeb)

No obstante, la remota posibilidad de que recuperemos los fragmentos de IM1 me llevó a cubierta entre las 15:00 y las 17:00 hora local del 15 de junio de 2023. Mientras bajaban el trineo al océano, sentí como si por fin volviéramos a salvar un paquete perdido en un viaje interestelar. Mi mujer me ha preguntado si estoy emocionado y le he respondido que me siento como en mi primera experiencia sexual. En otras palabras, no sé qué esperar de un primer contacto con IM1.

En la región de control visitada ayer encontramos cenizas microscópicas procedentes de la actividad volcánica, con partículas de tamaño inferior a una décima de milímetro. La partícula más grande fue identificada por el geólogo de nuestro equipo, Jeff Wynn, como formada por un 80% de espuma de sílice con magnetita arrastrada. Jeff la identificó como un producto de la caída de aire volcánico, ‘escoria volcánica’.


Rob Millsap (i) y Jeff Wynn mostrando viales que contienen muestras de partículas recogidas por el trineo magnético. (Avi Loeb)

Pasada la medianoche, estábamos listos para comparar los hallazgos de nuestro primer contacto con el yacimiento de IM1 con los de la región de control. El trineo fue levantado por el cabrestante en un movimiento majestuoso mientras yo me apresuraba con un pequeño cepillo a comprobar si había partículas en sus imanes.

La mayoría de las partículas parecían diminutas, consistentes con cenizas volcánicas como las encontradas en la región de control. La única excepción eran unos alambres finos y un fragmento de forma extraña y origen desconocido. Mañana tenemos previsto analizar su composición. Son las 3 de la madrugada y la mayoría de la gente se ha ido a la cama. Es el momento perfecto para hacer ejercicio en la cubierta vacía del barco.

La investigación del día 16 de junio de 2023 – parte 2

Poco después de mi carrera matutina al amanecer, un miembro de la tripulación del Silver Star se acercó entusiasmado y me dio un fragmento que encontró en la periferia de uno de los imanes de la esquina extrema derecha del trineo. Parecía un fragmento rizado que se había desprendido de una superficie metálica. Me emocioné y sujeté el fragmento con el dedo mientras subía las escaleras para presentárselo a nuestro geólogo, Jeff Wynn. Jeff concluyó inmediatamente que el fragmento no es magnético.


Sacando el trineo magnético del emplazamiento de IM1, este momento de la verdad. (Avi Loeb)

Después, Ryan Weed analizó la composición de este fragmento y concluyó que lo más probable es que sea de fabricación humana. Señaló: “El océano está lleno de basura, desde plásticos y trozos metálicos hasta restos biológicos y productos de procesos geológicos. Aún no hemos encontrado algo verdaderamente extraterrestre”.

Hay que tener en cuenta que todos los fragmentos se recogieron del fondo oceánico, que acumuló desechos a lo largo de muchas décadas de historia humana. El área de búsqueda fue una zona de guerra activa entre Japón y Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ryan señaló que es posible distinguir los fragmentos que se crearon antes y después de la Guerra identificando los isótopos radiactivos que contaminaron toda la Tierra tras la explosión de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Necesitamos unos gramos de escombros para obtener una buena evaluación de los isótopos radiactivos con nuestro detector de rayos gamma, pero hasta ahora nuestra muestra es demasiado pequeña, de una décima de gramo.


Visualizaciones al microscopio del rico zoo de partículas encontrado en el primer recorrido por el yacimiento de IM1. (Avi Loeb)

Nuestro analizador de fluorescencia de rayos X indica que algunos de nuestros fragmentos son de aluminio. Hay dos fuentes locales ricas en aluminio: el trineo (fabricado en aluminio 6061 para evitar los efectos magnéticos) y el barco Silver Star. Nos aseguraremos de ignorar cualquier fragmento con una composición idéntica a la de estos objetos.

La mayoría de las partículas son diminutas, lo que concuerda con las cenizas volcánicas encontradas en la última región de control. La única excepción fueron algunos alambres finos y fragmentos de formas extrañas.

Mientras observaba cómo sacaban el trineo del agua a medianoche, hice un rápido cálculo mental. A partir de la energía de la explosión y de la velocidad medida de la IM1 se puede estimar la masa ablacionada de la IM1 durante la bola de fuego. Estos datos implican una masa total ablacionada de unos 500 kilogramos.


Avi Loeb examinando uno de los cables recuperados del yacimiento de IM1. (Avi Loeb).

Si los 500 kilogramos de IM1 se fragmentaran en partículas milimétricas, habría un número máximo de unos cien millones de fragmentos. Es razonable suponer que los fragmentos del meteorito se dispersaron por un área de varias decenas de kilómetros cuadrados. El trineo tiene una anchura de un metro al atravesar esa zona, lo que implica que en una sola pasada barrería como máximo decenas de miles de fragmentos de tamaño milimétrico. Esto supone un límite superior de cientos de gramos en fragmentos milimétricos. El trineo magnético está alcanzando una sensibilidad de una parte en mil de este valor máximo, ya que nos alerta de apenas una décima de gramo por pasada. Es evidente que gran parte de la masa de IM1 podría haberse vaporizado en partículas de polvo de tamaño inferior a un milímetro. Tal resultado sería difícil de separar del abundante fondo de diminutas partículas asociadas a las cenizas volcánicas terrestres.

En la actualidad, Silver Star está sondeando a fondo una segunda línea de 10 kilómetros cerca de la trayectoria más probable del primer meteoro interestelar reconocido, IM1. Al principio, la corriente oceánica en el fondo del océano era diferente de la de la superficie y la línea de cabrestante se desvió, pero unas horas más tarde las corrientes oceánicas desaparecieron, permitiendo a la nave seguir la dirección de movimiento de IM1. El jefe de navegación, Art Wright, acaba de informarme de que vamos a inspeccionar a fondo una línea que pasa por el centro de la caja de localización del IM1 ofrecida por el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Esta tarea nos ocupará la mayor parte del día, y esperamos obtener una buena muestra de mucho más material esta noche.


Uno de los fragmentos parece un alambre fino y el segundo parece un trozo de aluminio. (Avi Loeb)

Encontrar materiales interestelares es mucho pedir. Pero las consecuencias de encontrarlos son grandes. Las consecuencias inmediatas incluyen la apertura de una botella de champán en la nevera de Silver Star.

La investigación del día 16 de junio de 2023 – parte 3

Tras nuestra primera pasada por el lugar del primer meteoro interestelar reconocido, IM1, encontramos abundante polvo volcánico en nuestro trineo magnético que contenía diminutas partículas de menos de una décima de milímetro de tamaño. Pude retirarlas de los imanes del trineo con un pincel de pintor. Sólo teníamos un pincel adecuado, aportado por la esposa de Jeff Wynn, que es artista. Rob McCallum encargó muchos más para recogerlos en nuestra próxima visita a tierra. No habíamos previsto esta necesidad, lo que ilustra el arte de hacer ciencia.


Los restos de un meteorito interestelar que puede tener restos de otras civilizaciones. (Videoblocks)

Pensábamos que la recolección del yacimiento de IM1 producía los mismos materiales que las regiones de control alejadas de ese yacimiento hasta que observamos un extraño alambre rizado, que ahora etiquetamos como IS1-2, (abreviatura del segundo fragmento inusual de la primera pasada de IM1) en la parte superior de uno de los imanes. La pregunta fundamental es por qué no fue arrastrado por el agua del océano cuando el trineo fue arrastrado por el barco Silver Star. La explicación más plausible es que las partículas magnéticas volcánicas lo mantuvieron en su sitio como un imán mantiene un trozo de papel en su sitio sobre una superficie magnética.

El cable tiene 8 milímetros de largo y dos curvas con una estructura rígida. ¿De qué está hecho?

Hoy, Ryan Weed y Jeff Wynn han analizado en detalle este inesperado alambre y han llegado a la conclusión de que su composición es anómala en comparación con las aleaciones fabricadas por el hombre. Para el análisis de la composición, Ryan utilizó el analizador de fluorescencia de rayos X, fabricado por Bruker – cuyo director general, Frank Laukien, cofundó conmigo el Proyecto Galileo. Ryan llegó a la conclusión de que IS1-2 tiene dos picos de composición en manganeso y platino, abreviados como Mn y Pt en la tabla periódica.


Se cree que los fragmentos de meteorito están a 300 km al norte de la isla de Manu, en el océano Pacífico.

American Elements recoge aleaciones de MnPt con un peso molecular de 250,02 en muchas formas, incluidos los alambres. Jeff señaló que el MnPt es principalmente platino y se utiliza para electrodos no corrosivos en los laboratorios. Sin embargo, IS1-2 es muy diferente en la composición relativa de Mn y Pt de estos electrodos.

El sitio web de American Elements dice: “La aleación de manganeso y platino está disponible en forma de disco, gránulos, lingote, pellets, polvo, barra, alambre, lámina y blanco para pulverización catódica. Las formas de pureza ultra alta y alta pureza también incluyen polvo metálico, polvo submicrónico y nanoescala, puntos cuánticos, blancos para deposición de películas finas, pellets para evaporación y formas monocristalinas o policristalinas. Los elementos también pueden introducirse en aleaciones u otros sistemas como compuestos, como fluoruros, óxidos o cloruros, o como soluciones“.

El análisis de Ryan reveló la siguiente composición para IS1-2 (en unidades arbitrarias de abundancia por número):

MnO: 2,109 (Mn: 0,6355)

Al2O3: 0,0836

SiO2: insignificante

Pt: 0.0014

Ni: 0,0222

Sn 0.0236

Ce: 0.0563

Esta constituye la primera anomalía encontrada en el lugar del accidente del IM1. Estaba preocupado por la posible contaminación de la cubierta del barco. Un miembro de la tripulación de la expedición barrió el suelo de la cubierta del Silver Star con imanes y me trajo los resultados. No había nada que se pareciera al IS1-2.

Esperamos obtener nuestra segunda muestra esta noche. Planeo permanecer despierto hasta que salga el sol. Para entonces, espero saber si el primer objeto interestelar reconocido de nuestro vecindario cósmico, IM1, llevaba materiales anómalos en relación con lo que encontramos en nuestro patio trasero alrededor del Sol. Y lo que es más importante, deseo saber si fue fabricado tecnológicamente por otra civilización.

Al amanecer, informaré sobre cualquier resultado interesante de nuestra segunda pasada por el emplazamiento de IM1 desde el 8 de enero de 2014.

El jefe de navegación, Art Wright, acaba de ponerme al día sobre el momento en que el trineo se retiró del fondo del océano. Concluyó añadiendo: “Esperamos traeros más material bueno para analizar”. Art decidió amablemente unirse a nosotros en la expedición porque estaba muy entusiasmado con su misión científica. Como dijo Oscar Wilde: “Todos estamos en el fango, pero algunos miramos las estrellas”.

Referencia: Professor Avi Loeb, https://lweb.cfa.harvard.edu/~loeb/

Avi Loeb es jefe del Proyecto Galileo, director fundador de la Iniciativa Black Hole de la Universidad de Harvard, director del Instituto para la Teoría y la Computación del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y autor del bestseller “Extraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth”.

1 visualización0 comentarios
bottom of page