top of page
astrotelescopios.com publi La ciencia espacial.gif

Imagen inedita de la nebulosa del Cono para celbrar el 60 aniversario de la ESO

A lo largo de los últimos 60 años, el Observatorio Europeo Austral (ESO) ha permitido a la comunidad científica de todo el mundo descubrir los secretos del Universo. Para conmemorarlo, la ESO trae una nueva y espectacular imagen de una fábrica de estrellas, la nebulosa del Cono, tomada con el Very Large Telescope (VLT) de ESO.

El 5 de octubre de 1962, cinco países firmaron el acuerdo para crear ESO. Ahora, seis décadas después y con el apoyo de 16 Estados Miembros y socios estratégicos, ESO reúne a personal científico e ingeniero de todo el mundo para desarrollar y operar avanzados observatorios terrestres en Chile que permitan llevar a cabo descubrimientos astronómicos innovadores.

Con motivo del 60 aniversario de ESO, la agencia ha lanzando esta nueva y extraordinaria imagen de la nebulosa del Cono, captada a principios de este año con uno de los telescopios de ESO y seleccionada por el personal de ESO. La imagen forma parte de una campaña que marca el 60 aniversario de ESO y que se llevará a cabo a finales de 2022, tanto en las redes sociales bajo el hashtag #ESO60years, como con eventos locales en los Estados Miembros de ESO y otros países.

La nebulosa del Cono es parte de una región de formación estelar, NGC 2264, situada a unos 2500 años luz de distancia. Su apariencia en forma de pilar es un ejemplo perfecto de las estructuras que pueden desarrollarse en nubes gigantes de polvo y gas molecular frío, conocidas por crear nuevas estrellas. Esta nueva y espectacular vista de la nebulosa fue captada con el instrumento FORS2 (FOcal Reducer and low dispersion Spectrograph 2, reductor focal y espectrógrafo de baja dispersión), instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO. Crédito: ESO

La nebulosa del Cono es parte de una región de formación estelar, NGC 2264, situada a unos 2500 años luz de distancia. Su apariencia en forma de pilar es un ejemplo perfecto de las estructuras que pueden desarrollarse en nubes gigantes de polvo y gas molecular frío, conocidas por crear nuevas estrellas. Esta nueva y espectacular vista de la nebulosa fue captada con el instrumento FORS2 (FOcal Reducer and low dispersion Spectrograph 2, reductor focal y espectrógrafo de baja dispersión), instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO. Crédito: ESO

En esta nueva imagen, en el centro, vemos el pilar de siete años luz de tamaño de la nebulosa del Cono, que es parte de la región de formación estelar NGC 2264 y fue descubierto a finales del siglo XVIII por el astrónomo William Herschel. En el cielo, esta nebulosa en forma de cuerno se encuentra en la constelación de Monoceros (el unicornio), un nombre sorprendentemente apropiado.

Ubicada a menos de 2500 años luz de distancia, la nebulosa del Cono está relativamente cerca de la Tierra, lo que hace que sea un objeto bien estudiado. Pero esta visión es más espectacular que cualquier otra obtenida antes, ya que muestra la apariencia oscura, impenetrable y turbia de la nebulosa de una manera que nos recuerda a una criatura mitológica o monstruosa.

Caracteristicas de la nebulosa del Cono

La nebulosa del Cono es un ejemplo perfecto de las estructuras en forma de pilar que se desarrollan en las nubes gigantes de polvo y gas molecular frío, conocidas por crear nuevas estrellas. Este tipo de pilar surge cuando las estrellas azules brillantes masivas recién formadas emiten vientos estelares y una intensa radiación ultravioleta que expulsa el material de su vecindad. A medida que este material se distancia, el gas y el polvo más alejados de las estrellas jóvenes se comprimen en estructuras densas, oscuras y altas en forma de pilar. Este proceso ayuda a crear la oscura nebulosa del Cono, que señala en dirección contraria a las estrellas brillantes de NGC 2264.

En esta imagen, obtenida con el instrumento FORS2 (FOcal Reducer and low dispersion Spectrograph 2, reductor focal y espectrógrafo de baja dispersión), instalado en el VLT de ESO, en Chile, el gas de hidrógeno se representa en azul y el gas de azufre en rojo. El uso de estos filtros hace que las estrellas azules brillantes, que indican la reciente formación estelar, parezcan casi doradas, destacando contra el cono oscuro como bengalas.

Esta imagen es solo un ejemplo de las abundantes e impactantes observaciones que los telescopios de ESO han realizado en los últimos 60 años. Si bien esta se obtuvo con fines divulgativos, casi todo el tiempo de telescopio de ESO se dedica a observaciones científicas que han permitido captar la primera imagen de un exoplanetaestudiar el agujero negro en el centro de nuestra galaxia y encontrar pruebas de que la expansión de nuestro Universo se está acelerando.

Ubicación de la nebulosa del Cono en la constelación de Monoceros

Este mapa muestra, en rojo, la ubicación de la nebulosa del Cono en la constelación de Monoceros (el unicornio). También muestra la mayoría de las estrellas que pueden observarse a ojo bajo buenas condiciones de visibilidad. Crédito:ESO, IAU and Sky & Telescope


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page