top of page

La misión de regreso a la luna de la NASA se retrasa nuevamente, pero finalmente tiene una fecha de

La primera misión lunar de la NASA desde Apolo, Artemis I, acaba de sufrir otro retraso. Pero la buena noticia es que la agencia finalmente tiene una fecha para la primavera, con el objetivo de lanzar el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y la nave espacial Orión, diseñada para volar a futuros astronautas.

Funcionarios de la NASA dijeron la semana pasada que su objetivo es lanzar Artemis I desde el histórico Complejo de Lanzamiento 39B del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida. La primera ventana de lanzamiento se abrirá del 8 al 23 de abril. El equipo de lanzamiento también tendrá dos ventanas de respaldo del 7 al 21 de mayo y del 6 al 16 de junio.

La misión estaba programada previamente para marzo, pero se pospuso debido al trabajo de preparación adicional necesario en el cohete SLS, que se ha apilado completamente con la nave espacial Orion en la parte superior dentro de High Bay 3 del Edificio de Ensamblaje de Vehículos desde octubre de 2021.

“Básicamente estamos en una lista de cosas que necesitamos completar. Puede ser algo tan simple como un rasguño que necesita ser pulido o algo de pintura que necesita ser arreglado. Hay mucho de eso. Es un vehículo realmente grande”, dijo Tom Whitmeyer, administrador asociado adjunto de la NASA para el desarrollo de sistemas de exploración.

El SLS completamente apilado, de 322 pies de altura (98 metros), será el cohete más grande jamás lanzado desde Saturno V en la década de 1960. El propulsor tiene aproximadamente el mismo diámetro (30 pies) que el propulsor de espacio profundo de SpaceX, Starship, que también está en desarrollo.

Cohete SLS. Crédito: NASA

Artemis I será una misión no tripulada encargada de enviar la nave espacial Orion a volar alrededor de la Luna en un viaje de varias semanas para demostrar que el sistema es capaz de transportar astronautas. La próxima misión, Artemis 2, enviará una tripulación de cuatro personas alrededor de la Luna y de regreso a la Tierra, allanando el camino para futuros vuelos de aterrizaje lunar.

Módulo Orión responsable por llevar tripulación a la Luna. Crédito: NASA

A fines de enero, la NASA completó una prueba de secuenciación en tierra para garantizar una comunicación fluida entre el control terrestre y las computadoras a bordo del cohete y la nave espacial. El siguiente paso será una prueba final que, consiste en el abastecimiento de combustible, que ejecutará una cuenta regresiva completa hasta T-menos 10 segundos antes del encendido de los cuatro motores principales RS-25 del SLS.

1 visualización0 comentarios
bottom of page