top of page

La nave espacial más rápida de la historia

La exploración del espacio ha sido un tema fascinante para la humanidad durante siglos, y desde que Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en orbitar la Tierra en 1961, el interés por la exploración espacial no ha hecho más que crecer. Una de las cuestiones más interesantes sobre la exploración espacial es la velocidad de las naves espaciales. A continuación, te presento la nave espacial más rápida de la historia.


La nave espacial más rápida de la historia es la sonda Parker Solar Probe, que fue lanzada en agosto de 2018. La sonda está diseñada para estudiar el Sol de cerca y recoger datos sobre la corona solar, el viento solar y otros fenómenos solares. La sonda fue nombrada en honor a Eugene Parker, un físico solar que propuso la existencia del viento solar en la década de 1950.

La Parker Solar Probe fue lanzada por un cohete Delta IV Heavy desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos. La sonda utiliza un sistema de propulsión llamado “swing-by” para alcanzar velocidades increíblemente altas. El sistema de swing-by utiliza la gravedad de Venus para aumentar la velocidad de la sonda y enviarla más cerca del Sol.

En septiembre de 2021, la sonda Parker Solar Probe alcanzó una velocidad de 244.225 millas por hora (393.044 kilómetros por hora), lo que la convierte en la nave espacial más rápida de la historia. Para que te hagas una idea, esta velocidad es 430 veces más rápida que un avión comercial en pleno vuelo. Además, la sonda también tiene el récord de la nave espacial más cercana al Sol, llegando a solo 6,5 millones de kilómetros de la superficie solar.

La sonda Parker Solar Probe utiliza una serie de escudos térmicos para protegerse del intenso calor y la radiación del Sol. El primer escudo térmico está hecho de carbono y tiene un grosor de 4,5 pulgadas (11,4 centímetros), y está diseñado para soportar temperaturas de hasta 1.400 grados Celsius. El segundo escudo térmico está hecho de una capa de material compuesto y tiene un grosor de solo 0,4 pulgadas (1 centímetro), y está diseñado para soportar temperaturas de hasta 1.650 grados Celsius.


Parker Solar Probe de la NASA ha aprobado los procedimientos finales en la sala limpia antes de su traslado a la plataforma de lanzamiento. Crédito: NASA

El Sistema de Propulsión Swing-by

El sistema de propulsión swing-by, también conocido como asistencia gravitatoria o asistencia de velocidad, es una técnica de navegación espacial que utiliza la gravedad de un planeta o cuerpo celeste para aumentar la velocidad y cambiar la dirección de una nave espacial sin gastar combustible adicional. Esta técnica se utiliza comúnmente para enviar naves espaciales a destinos más lejanos en el sistema solar, como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, y también se ha utilizado en misiones a asteroides y cometas.

La idea detrás del swing-by es que la nave espacial aprovecha la fuerza gravitatoria del planeta o cuerpo celeste mientras pasa cerca de él para cambiar su velocidad y dirección. Por ejemplo, si una nave espacial viaja hacia Júpiter y pasa lo suficientemente cerca de su atmósfera, la gravedad del planeta tirará de la nave hacia sí mismo y acelerará la nave, lo que aumentará su velocidad. Si se elige la trayectoria correcta, la nave espacial puede aprovechar esta asistencia gravitatoria para llegar a su destino más rápido y con menos combustible.

El sistema de propulsión swing-by se utiliza a menudo en combinación con otros sistemas de propulsión, como cohetes químicos o motores iónicos, para lograr la velocidad y dirección deseadas. La capacidad de usar la gravedad de los planetas y cuerpos celestes para aumentar la velocidad y cambiar la dirección de la nave espacial ha sido una técnica clave en la exploración del espacio profundo y ha permitido a las naves espaciales viajar más lejos y explorar más lugares en el sistema solar.

¿Cuánto tardaría la sonda Parker Solar Probe para llegar a Marte?

La nave espacial Parker Solar Probe no fue diseñada para viajar a Marte, sino para estudiar el Sol de cerca y recopilar datos sobre la corona solar, el viento solar y otros fenómenos solares. Por lo tanto, la nave no está equipada con los sistemas necesarios para viajar a Marte y no es adecuada para este propósito.

Sin embargo, si consideramos hipotéticamente la pregunta de cuánto tiempo tardaría la Parker Solar Probe en llegar a Marte si estuviera equipada con los sistemas adecuados para este viaje, la respuesta dependería de varios factores, como la posición relativa de Marte y la Tierra en su órbita, la velocidad a la que se viaje y los sistemas de propulsión utilizados.

En general, para llegar a Marte, las naves espaciales necesitan viajar una distancia de aproximadamente 140 millones de millas (225 millones de kilómetros) desde la Tierra. Las naves espaciales pueden viajar a diferentes velocidades, dependiendo del tipo de misión y de los sistemas de propulsión utilizados. En el caso de la Parker Solar Probe, la nave puede alcanzar velocidades de hasta 430.000 millas por hora (692.000 kilómetros por hora) cuando está cerca del Sol, gracias a su sistema de propulsión de swing-by.

Si consideramos una nave espacial hipotética que pueda viajar a una velocidad constante de 40.000 millas por hora (64.373 kilómetros por hora), que es una velocidad típica para una nave espacial interplanetaria, tardaría aproximadamente 3,5 meses en llegar a Marte. Sin embargo, esta es una estimación muy general y no tiene en cuenta factores como la posición relativa de los planetas y las maniobras de corrección de trayectoria que serían necesarias durante el viaje.

En resumen, la Parker Solar Probe es la nave espacial más rápida de la historia, alcanzando velocidades de hasta 244.225 millas por hora. La sonda está diseñada para estudiar el Sol de cerca y recopilar datos sobre la corona solar, el viento solar y otros fenómenos solares. La sonda utiliza un sistema de propulsión de swing-by para alcanzar velocidades increíblemente altas y está equipada con escudos térmicos para protegerse del calor y la radiación del Sol. Sin duda, la Parker Solar Probe es una hazaña impresionante de la ingeniería espacial y un hito importante en la exploración del espacio.

Imagen de la portada:

Demostrando la durabilidad de su diseño robusto, la sonda solar Parker construida por APL ha realizado numerosos descubrimientos durante sus cuatro años de vuelo.

Crédito: NASA/Johns Hopkins APL/Ben Smith

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page