top of page
astrotelescopios.com

Nubes de ácido sulfúrico y vientos de 360 km por hora, así es Venus

La atmósfera de Venus es una de las más extremas y desconcertantes en nuestro sistema solar. Se compone principalmente de dióxido de carbono (CO2) y contiene densas nubes de ácido sulfúrico. Con una temperatura superficial media de 462 grados Celsius, Venus es el planeta más caliente del sistema solar, incluso más caliente que Mercurio, que está más cerca del Sol. A continuación, examinaremos algunos de los aspectos más interesantes de la atmósfera de Venus.

Composición de la atmósfera de Venus

La atmósfera de Venus está compuesta en su mayoría de dióxido de carbono, con pequeñas cantidades de nitrógeno y otros gases, como argón y neón. La concentración de dióxido de carbono es de aproximadamente el 96,5% de la atmósfera, lo que significa que es 90 veces más densa que la atmósfera de la Tierra. La densidad de la atmósfera de Venus disminuye rápidamente a medida que se eleva, lo que significa que la presión en la superficie es muy alta: alrededor de 90 veces mayor que la presión al nivel del mar en la Tierra.

Nubes de ácido sulfúrico


Foto de Venus en color real tomada por la sonda Mariner 10 y procesada de nuevo el día 8 de junio de 2020. Crédito de imagen: NASA/JPL-Caltech.

La atmósfera de Venus está cubierta de densas nubes de ácido sulfúrico, que se extienden desde una altitud de 45 a 70 kilómetros por encima de la superficie. Estas nubes son tan gruesas que reflejan el 90% de la luz solar incidente, lo que le da a Venus su brillo característico en el cielo nocturno. Además, estas nubes producen un efecto invernadero que contribuye a elevar la temperatura de la superficie del planeta.

Efecto invernadero

El efecto invernadero en Venus es extremadamente intenso, lo que contribuye a la alta temperatura en la superficie del planeta. La luz solar que llega a la superficie de Venus es absorbida y luego reemitida como radiación infrarroja. El dióxido de carbono en la atmósfera de Venus actúa como un gas invernadero, atrapando la radiación infrarroja y calentando la atmósfera. La temperatura en la superficie de Venus es tan alta que el plomo se derretiría en su superficie.

Vientos en la atmósfera de Venus

La atmósfera de Venus está en constante movimiento, con vientos que soplan a velocidades extremadamente altas. En las capas superiores de la atmósfera, los vientos pueden alcanzar velocidades de hasta 360 kilómetros por hora. Además, estos vientos pueden soplar en direcciones opuestas a diferentes altitudes, lo que se conoce como superrotación.

En conclusión, la atmósfera de Venus es una de las más extremas y desconcertantes en nuestro sistema solar. Con densas nubes de ácido sulfúrico y una temperatura superficial media de 462 grados Celsius, Venus es un planeta inhóspito y desafiante. A pesar de esto, la exploración de Venus continúa, y los científicos están trabajando para comprender mejor la composición de su atmósfera y lo que esto puede decirnos sobre la formación y evolución de planetas similares en otros sistemas solares.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page