top of page

Solar Orbiter capta a Mercurio cruzando el sol

El tránsito de Mercurio ayudará a los científicos de Solar Orbiter a calibrar los instrumentos de la nave espacial.


El punto negro en esta secuencia de video es el planeta Mercurio pasando frente al sol como lo ve el Solar Orbiter’s Extreme Ultraviolet Imager. (Crédito de la imagen: ESA & NASA/Solar Orbiter/EUI Team).

Solar Orbiter observó a Mercurio mientras cruzaba la cara de su objetivo de observación habitual, el sol. El tránsito de Mercurio, el planeta más cercano al sol, realizado el 3 de enero de 2023, ofreció a la nave espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) la oportunidad de agudizar su visión del sol.

Varios instrumentos a bordo de Solar Orbiter capturaron el tránsito, incluyendo el Polarimetric and Helioseismic Imager (PHI), el Extreme Ultraviolet Imager (EUI) y el Spectral Imaging of the Coronal Environment (SPICE).

En la imagen PHI, Mercurio aparece como un disco negro en la parte inferior derecha del sol. La pequeña mancha negra es distinta de las manchas solares oscuras visibles en la parte superior de la estrella.

En lugar de una imagen fija, el instrumento EUI de Solar Orbiter filmó una película de Mercurio mientras se movía a través de la cara del sol. El pequeño planeta, el más pequeño del sistema solar, es particularmente evidente en las imágenes después de que ha abandonado el disco cuando está enmarcado por las características de la atmósfera del sol.

Sin embargo, SPICE puede haber obtenido la vista más reveladora del sol gracias al tránsito de Mercurio. Este instrumento está diseñado para dividir la luz del sol en colores constituyentes, y al hacer esto puede identificar átomos en las diferentes capas de la estrella tal como existen a diferentes temperaturas.

“No es solo mirar a Mercurio pasando frente al sol, sino pasando frente a las diferentes capas de la atmósfera [del sol]”, dijo en un comunicado Miho Janvier, físico espacial del Institut d’Astrophysique Spatiale en Francia y científico adjunto del proyecto SPICE.

Para Solar Orbiter, el tránsito de Mercurio ofreció una valiosa oportunidad para calibrar los instrumentos.

“Es un objeto negro certificado que viaja a través de su campo de visión”, dijo el científico del proyecto Solar Orbiter de la ESA, Daniel Müller, en el comunicado. “Eso significa que cualquier brillo registrado por el instrumento dentro del disco de Mercurio a medida que transita debe ser causado por la forma en que el instrumento transmite la luz, una cantidad llamada función de dispersión puntual”.

Mercurio se puede ver como un pequeño punto negro que pasa hacia la parte inferior del disco solar en esta secuencia de imágenes capturadas por el generador de imágenes polarimétricas y heliosísmicas del Solar Orbiter. (Crédito de la imagen: ESA & NASA/Solar Orbiter/PHI Team)

Cuanto más exactamente se conozca la función de dispersión puntual, mejor podrá ser explicada por los astrónomos y eliminada de los datos. Eso significa que al estudiar este tránsito, la calidad de los datos de Solar Orbiter se puede mejorar aún más.

Los tránsitos de planetas han sido herramientas útiles para los astrónomos mucho antes de que la órbita solar aprovechara el paso de Mercurio. Hace siglos, los primeros astrónomos utilizaron el paso de los planetas frente al sol para estimar el tamaño del sistema solar.

Los observadores del cielo en diferentes regiones ampliamente separadas monitorearían el tiempo del tránsito y luego compararían estos tiempos. Usando la ligera diferencia en los tiempos que registraron, la distancia entre las regiones y la trigonometría básica, los protocientíficos pudieron calcular la distancia entre el Sol y la Tierra.

Más recientemente, los tránsitos planetarios se han utilizado para estudiar planetas mucho más lejanos, los llamados planetas extrasolares o “exoplanetas” fuera del sistema solar y orbitando estrellas distintas del sol.


Mercurio se desliza muy rápido a través de la parte inferior del disco solar en estas secuencias de video capturadas por el instrumento SPICE del Solar Orbiter. (Crédito de la imagen: ESA & NASA/Solar Orbiter/SPICE Team)

Al buscar pequeñas caídas en la luz de estas estrellas, los cazadores de exoplanetas pueden inferir el paso de un planeta. Para entonces, observando cómo se repiten estas caídas, los científicos modernos pueden estimar el período orbital de ese planeta y su tamaño.

Conocida como el método de tránsito de detección de exoplanetas, la técnica se ha vuelto particularmente útil para detectar los llamados “Júpiter calientes”, planetas masivos tan cerca de sus estrellas que las orbitan en cuestión de días.

Mientras que Solar Orbiter utilizará su vista mejorada cuando haga su próximo paso cercano al sol en abril de 2023, en junio la ESA tendrá una mejor visión de Mercurio cuando la misión conjunta ESA / NASA vuele a por el planeta nuevamente.

Referencia: ESA & NASA/Solar Orbiter/SPICE Team, space.com team.

1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page