top of page

Telescopio espacial podría haber encontrado una esfera de Dyson

El observatorio espacial CHEOPS de la Agencia Espacial Europea acaba de anunciar el descubrimiento de un exoplaneta con nubes de metal reflectante que orbita la estrella LTT9779 ubicada a 260 años luz de distancia de la Tierra. Su composición desafía muchas teorías sobre su existencia ¿Estamos viendo una esfera de Dyson?

Teoría sobre las esferas de Dyson

Una esfera de Dyson es un concepto teórico propuesto por el físico y matemático Freeman Dyson en 1960. Se refiere a una megaestructura hipotética que podría ser construida alrededor de una estrella con el propósito de aprovechar su energía de manera más eficiente. La idea principal detrás de una esfera de Dyson es capturar la mayor cantidad posible de energía emitida por una estrella y utilizarla para satisfacer las necesidades energéticas de una civilización avanzada.

En su forma más básica, una esfera de Dyson sería una estructura gigantesca y hueca construida alrededor de una estrella. Podría adoptar diferentes formas, como una esfera sólida o una serie de anillos concéntricos alrededor de la estrella. La esfera estaría compuesta por materiales y tecnologías avanzadas capaces de recolectar y aprovechar la energía radiada por la estrella.

Una de las formas más comunes de capturar la energía estelar es mediante el uso de paneles solares distribuidos en la superficie de la esfera. Estos paneles podrían convertir la radiación estelar en energía utilizable, ya sea en forma de electricidad u otra forma de energía.

El concepto de la esfera de Dyson ha sido objeto de especulación en el campo de la astrofísica y la ciencia ficción. Aunque actualmente no tenemos la capacidad tecnológica para construir una estructura de este tipo, la idea plantea interesantes posibilidades en cuanto a la búsqueda de civilizaciones extraterrestres avanzadas y el futuro de la humanidad en términos de aprovechamiento energético a gran escala.

¿Qué tiene de especial el nuevo exoplaneta encontrado?


Aparte de la Luna, el objeto más brillante de nuestro cielo nocturno es el planeta Venus, cuya gruesa capa de nubes refleja alrededor del 75% de la luz del Sol. En comparación, la Tierra solo refleja alrededor del 30% de la luz solar entrante.

Ahora, por primera vez, los astrónomos han encontrado un exoplaneta que puede igualar el brillo de Venus: el planeta LTT9779 b. Nuevas mediciones detalladas realizadas por la misión Cheops de la ESA revelan que este planeta refleja la friolera del 80% de la luz que le arroja su estrella anfitriona.

Las mediciones de alta precisión de Cheops fueron un seguimiento específico del descubrimiento y caracterización inicial del planeta en 2020 por parte de la misión TESS de la NASA e instrumentos terrestres como el instrumento HARPS de ESO en Chile.

El exoplaneta tiene aproximadamente el tamaño de Neptuno, lo que lo convierte en el “espejo” más grande del Universo que conocemos hoy. La razón de su alta reflectividad es que está cubierta por nubes metálicas. En su mayoría están hechos de silicato, el mismo material del que están hechos la arena y el vidrio, mezclado con metales como el titanio.

En teoría el exoplaneta no debería existir

Ser brillante no es lo único sorprendente de LTT9779 b. Su tamaño y temperatura lo convierten en el llamado ‘Neptuno ultracaliente’, pero no se han encontrado otros planetas de este tamaño y masa en órbita tan cerca de su estrella. Esto significa que vive en lo que se conoce como el “desierto caliente de Neptuno”.

El planeta tiene un radio 4,7 veces mayor que el de la Tierra, y un año en LTT9779 b toma solo 19 horas. Todos los planetas descubiertos anteriormente que orbitan su estrella en menos de un día son ‘Júpiter calientes’ (gigantes gaseosos con un radio al menos diez veces mayor que el de la Tierra) o planetas rocosos de menos de dos radios terrestres.

¿Qué relación tiene el exoplaneta con las esferas de Dyson?


Concepto artístico de estación de energía solar y transmisión inalámbrica a la Tierra.

Podríamos estar delante de la primera evidencia directa de una esfera de Dyson. No exactamente una estructura alrededor de una estrella, pero si orbitándola a una increíble velocidad y capturando su energía, para quien sabe proporcionarla a una civilización avanzada.

En la Tierra la tecnología ya existe, en la actualidad, la energía solar es una de las fuentes de energía limpia más conocidas. Sin embargo, el futuro energético parece apuntar a la energía inalámbrica espacial recolectada con paneles solares espaciales.

Como una forma de lograr que los paneles capten la máxima energía posible, los investigadores se encuentran trabajando en la posibilidad de enviar al espacio varios paneles solares, que al entrar en órbita, podrían absorber la energía solar sin interrupciones.

Según la teoría, los paneles solares absorberían directamente desde el espacio la energía del Sol, por lo que podría recolectar una gran cantidad de energía sin inconvenientes de días nublados o que el sol se oculte por la noche.

Con la energía recolectada, se pasaría a transmitir a la Tierra de forma inalámbrica mediante microondas. De esta manera, la energía podría estar siempre disponible, sin verse afectada por el clima, llegando a cualquier lugar del planeta.

Este tipo de tecnología que ya ha sido probado en la orbita terrestre a través de un experimento del programa Caletch, podría estar siendo utilizado por civilizaciones más avanzadas hasta el punto de poner en la orbita de su estrella un enorme espejo que capture toda esa energía para generar recursos ilimitados.

Por ahora no se sabe de la existencia de más panetas en el Sistema LTT9779, no obstante sería interesante investigar ¿No lo crees?.

Referencia: The extremely high albedo of LTT 9779 b revealed by CHEOPS; Astronomy & Astrophysics . DOI: https://www.aanda.org/10.1051/0004-6361/202346117

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page